DescalcificadoresHay 8 productos

Descalcificadores
Un descalcificador es un equipo que se instala a la entrada del agua del domicilio, y que reduce substancialmente la cal que va a llegar a toda la instalación mediante un proceso que suaviza, filtra y refina el agua. De ese modo, desde el primer día podemos notar la diferencia en:

•El agua en todos los puntos de la vivienda es más suave y limpia.
•El agua tratada ayuda a que la piel y el cabello estén más sanos y tersos.
•Las prendas de ropa quedan más suaves limpias y radiantes.
•Desaparición de las manchas en las vajillas y cristalería.
•Fregaderas y lavabos se limpian con mayor facilidad debido a la disminución de residuos de cal y jabón.
•Reducción de las incrustaciones en las tuberías y electrodomésticos, prolongando su vida útil.
•Mejora del rendimiento de la caldera, lo cual significa un importante ahorro de energía.
•Ahorro substancial en el consumo de jabón en lavadora y lavavajillas. Desaparición de suavizantes y anticalcáreos.
•Ahorro muy substancial en consumo de todo tipo de detergentes (geles, champús, jabones de baño, detergentes para suelos, etc.) Es innecesaria la compra y uso de productos para eliminar manchas de cal.

Su funcionamiento es sencillo. El descalcificador consta de una botella cilíndrica con resina, un depósito de sal y un cabezal con válvulas que gestionan la entrada y salida de agua y sal. La resina va a retener las partículas de cal del agua que por ella circula. Cuando esta resina quede saturada de cal, un lavado con agua y sal eliminará la cal a través del desagüe, quedando el descalcificador disponible para un nuevo ciclo. Este proceso puede durar alrededor de una hora y suele realizarse de forma automática, orientativamente una vez a la semana.

Al elegir un descalcificador es preciso tener en cuenta varios parámetros. Para dimensionar su tamaño, hay que tener en cuenta algunos factores como la dureza o contenido de cal en el agua (se precisa un sencillo análisis de agua que puede ser realizado por la empresa instaladora). También es necesario conocer la cantidad de agua a tratar (consumos habituales), la cantidad máxima que en un momento dado se puede precisar (caudal punta), etc.

Entre las diferentes tecnologías, encontraremos eficiencias distintas. Atendiendo a la programación de las regeneraciones o limpiezas de la resina, tendremos decalcificadores:

•CRONOMÉTRICOS, que regeneran la resina con lavados cada cierto periodo de tiempo, con independencia de la necesidad real o no de la regeneración (absolutamente desaconsejados en el hogar).
•VOLUMÉTRICOS, que regeneran la resina cada cierto número de litros, según programación en el momento de la instalación (poco recomendables).
•VOLUMÉTRICOS ESTADÍSTICOS, bajo demanda electrónica, que ajustan muchísimo más el proceso de lavado, regenerando sólo el porcentaje de resina saturado de cal en función de litros de agua y contenido en cal de la misma y teniendo en cuenta estadísticamente el consumo diario de cada hogar (los de más bajo consumo).

Estas tecnologías, junto otros factores como la calidad de la resina, el sentido de la corriente en el momento del lavado (a favor de la corriente o en contra del flujo habitual), etc. van a determinar la cantidad de agua y sal que se va a consumir en cada proceso de regeneración. Dicho de otra manera la eficiencia del equipo en eliminar la cal.

Otros factores a tener en cuenta son la calidad de los materiales constructivos, la estética de los mismos, la garantía del fabricante, etc. También importante en nuestros días es si el modelo es compacto (integra todos los elementos en un solo mueble) o es bi-bloc (un mueble para la botella de resina y válvulas y a su lado un depósito para la sal) con lo cual ocupa mayor espacio (suele indicarse para almacenar mucha sal, si el consumo del equipo va a ser elevado).

Los descalcificadores, por su propia tecnología, retiran iones calcio y magnesio del agua e incrementan ligeramente los iones sodio de la misma. Por ello, el empleo de agua descalcificada para beber o cocinar (respecto a la misma agua sin descalcificar) puede mejorar diversas patologías como ciertos casos de litiasis o propensión a los cálculos de oxalato cálcico. A su vez, cualquier persona que precise de una dieta pobre en sodio (hipertensos, personas con patologías cardíacas, etc.) debe tener presente este incremento de sodio en el agua y tomar medidas para eliminarlo posteriormente con cualquiera de las tecnologías descritas (depuración al vapor, ósmosis inversa, etc.)